FUGA2

Hoy tampoco vamos a hablar sobre la decisión del gobierno valenciano de cerrar RTVV porque no queremos hacer humor con eso, que ya bastante se ríe Alberto Fabra por todos. Pero sí que queremos comentar una  noticia que ayer leím… vimos en la tele:

CATCH

La cosa fue tal que así: tres jóvenes querían ir de Madrid a Valencia (porque están a 30º o por sus cosas). Se metieron en la página web de Renfe, pero se quedó colgada antes de seleccionar el trayecto. Se volvieron a meter, Internet Explorer dio un “error inesperado” cuando estaban eligiendo horario y tuvieron que reiniciar el ordenador. Lo intentaron por tercera vez, pero se agobiaron teniendo que elegir entre doscientos tipos de tarifas y pararon para respirar hondo cinco minutos. Cuando ya habían elegido la “Promo Plus con elección de asiento y cambios al 10%”, su sesión había caducado y tenían que empezar de nuevo con todo el proceso. –“Vete a la mierda, web de Renfe”, dijo uno. –“Ya está en ella porque la web de Renfe es mierda”, dijo otro.

(Igual estamos aprovechando este blog para desahogarnos expresando nuestros traumas personales. Bueno, qué más da, es nuestro, podemos hacer lo que queramos, a no ser que alguien lo compre por mucho dinero que nos deberemos a él, claro. Pero tiene que ser mucho dinero, por lo menos diez euros)

Total, que al final dijeron: “mira, que le den por culo al tren, nos vamos con Bla Bla Car”. Bla Bla Car es como el autostop de toda la vida pero en lugar de “hacer dedo” en la calle lo haces en Internet (pero no como las chicas que tienen una webcam y… bah, si lo habéis entendido todos). Tú entras en su página web, contactas con gente que tenga previsto el mismo viaje en la misma fecha y quedáis para ir todos juntitos en el coche de uno de ellos. Mola, ¿no? ¿Qué puede pasar? ¿Que nada más coger la M-30 ponga a toda leche el CD de Los Caños? Pues abres la puerta y te lanzas. ¿Que se tire un cuesco? No va a oler peor que los baños de Atocha. ¿Que el conductor sea un borracho? Imposible, Miguel Ángel Rodríguez es muy viejuno para usar Internet, no conoce esta web.

Menuda cara pondrían los acompañantes cuando el conductor le dio al acelerador, se saltó un control de la Guardia Civil y huyó a toda leche durante 30 km. Luego ya la poli le pilló y bien.

A mí todo esto me parece fatal. Porque si yo voy a compartir el coche con un fugitivo es mi derecho saberlo… y poder avisar en casa de que llegaré media hora antes, que luego llego, la comida no está hecha y mi madre se agobia “la próxima vez que vengas a 200 por hora y saltándote controles policiales avísame, para que eche el arroz”.  

Anuncios