TRADUCI2

El lenguaje a veces nos juega malas pasadas: y si eres Jesulín no es a veces, es siempre, que le da más patadas al diccionario que Pepe a cualquier espinilla rival. Y eso pasa mucho: si eres Zapatero dices “desaceleración” cuando en realidad quieres decir que no tienes ni zorra idea de lo que está pasando. O por ejemplo, una vez Esperanza Aguirre hablando con Ignacio González sobre Caja Madrid calificó supuestamente a Gallardón de “hijoputa” y ahí el lenguaje le jugó una mala pasada porque en realidad también quería añadir la palabra “integral”.

Pero no sabíamos que también pudiera jugar una mala pasada el lenguaje de signos. Y es que resulta que lo que más ha sonado en el funeral de Sudáfrica –igual Rajoy diría que las vuvuzelas, porque le gustaba mucho ese estadio porque le recordaba que ahí fuimos campeones-. Pues lo que más ha sonado es que el que estaba traduciendo a lengua de signos los discursos de los mandatarios durante el homenaje a Nelson Mandela no estaba diciendo nada. Eso o es que se estaba espantando moscas de la cara con las manos.

Los expertos aseguraron que a la hora de traducir: “no siguió ningunas de las normas gramaticales ni la estructura del lenguaje, que había un cero por cierto de acierto y que ni siquiera supo decir gracias”. Y cuando acabaron de comentar el inglés de Ana Botella, ya hablaron del traductor en lengua de signos porque al parecer, movía las manos arbitrariamente y la Federación de Sordos de Sudáfrica dijo que nadie sabía quién era y que no tienen ni su nombre.

Pues una vergüenza que nadie supiera cómo había llegado a ese puesto… bueno, más o menos como (PON AQUÍ EL POLÍTICO O DIRECTOR DE BANCO O CAJA DE AHORROS QUE QUIERAS)

Por si algunos no han visto el vídeo, es éste. No os preocupéis si no lo entendéis, porque de eso trata el post ya que ni las personas sordas han entendido a este tío:

Anuncios