EL MONÓLOGO DEL DÍA: vídeos de bodas

Casarse es una alegría, que luego ya se convierte en tristeza cuando los suegros se vienen a vivir a casa. Pero al principio tienes ilusión, aunque esa ilusión dura menos que una manzana en “Supervivientes”.

Pero eso ya llegará porque de momento, quieres que el recuerdo del día de tu boda permanezca siempre en tu memoria y si no, es que te has mamado mucho con la barra libre. Pero por si se te olvida, siempre está el vídeo de bodas que hace que siempre mantengas el recuerdo de aquel día… y si el vídeo es como el que vamos a poner a continuación, no te preocupes que ese recuerdo no se te va a olvidar nunca.

A la hora de contratar un vídeo, no te dejes llevar por que te haga el vídeo un amigo tuyo que quiere ser director de cine, porque la única realidad es que sólo ha hecho un curso de After Effects y ya se cree que está en Pixar. Y si a eso le unes que ese día los novios están dispuestos a innovar y a cagarse en el buen gusto, salen unos resultados que no son los esperados. O sí, porque tú querías que ese vídeo fuera único. Y único es porque no creo que haya en el mundo otra mierda de vídeo de bodas como este:

En fin, si quieres que los novios tengan un recuerdo inolvidable de su día, pero para bien, echa un vistazo a estos discursos humorísticos y emotivos.

 

 

Anuncios