MONÓLOGOS PARA BODAS

¿Qué puede ser más divertido que una boda en la que la madre se pone pirirpi porque se ha tomado un chupito de Peché, que el padre se pone a bailar de manera ridícula y que el tío simpático se pone la corbata en la cabeza y va por las mesas intentando sacar a bailar a las chicas jóvenes? Pues que haya un monologuista que cuente estas cosas antes de que pasen y así os reís el doble.

Pero hay algo que puede ser aún más divertido… y es que esa boda no sea la tuya. Porque si es tu boda, viendo esas escenas pasas peor rato que el dentista de Luis Suárez.

Pero es cierto que escenas graciosas ocurren en todas las bodas. Para muestra, un botón… bueno, un vídeo porque poner una foto de un botón iba a ser absurdo.

La número uno de la lista es genial (por si habéis pasado del vídeo, que es lo que yo haría)

Así que si lo que queréis es que vuestra boda o vuestra despedida de soltera sea divertida, pero no por cosas que os pasen a vosotros, os recomendamos un monólogo personalizado sobre vuestra historia o sobre la de los que asistan al evento, o si lo preferís también enviamos al monologuista que lo interprete. Si no, siempre podremos ver vuestros vídeos en Youtube cuando pase alguna desgracia, pero si os interesa tenéis toda la información aquí.

 

 

 

 

Anuncios