MONÓLOGO DEL DÍA: LOS CUÑADOS [POR CONTENIDOS CREATIVOS]

Hoy vamos a hablar de una de las lacras de la sociedad mucho peor que los políticos, los banqueros o las palomas que te cagan en la chaqueta que llevas recién puesta: los cuñados.

¿Y por qué hablamos de ellos? Supongo que porque es lunes y el fin de semana hemos tenido alguna que otra reunión familiar donde hemos tenido que oírles. Sí, porque un cuñado no es un buen cuñado sin dos motivos: primero, no es un buen cuñado si no te quita tu sitio en el sofá en casa de tu madre y, segundo, no es un buen cuñado si no opina sobre todo. Porque un cuñado sabe más que Wikipedia. Esa es la grandeza de un cuñado: opinar de todo… aunque no sepa de nada. Eso sólo lo hacen los cuñados y los contertulios de Intereconomía. Y es que tú puedes ser un experto en un tema pero él sabe más y da igual que no sea cierto. De hecho, los cuñados son famosos por sus frases de cuñado ya que podrían ser estas:

Un cuñado es capaz de ir a tu casa en Navidad y decir: “¿Quién ha cortado el jamón así?” Y tú responderle: “Tú, desgraciado”. Y él: “No, esto lo ha repasado alguien más. Además, este jamón no es de bellota que seguro que te han cobrado una pasta por él y yo conozco un amigo que trabaja en 5 Jotas que me lo habría dejado por la mitad”.

El tema del gasto es muy del cuñado. Él es capaz de decirte: “Pues mi coche gasta la mitad y corre el doble”. Y punto: no necesita demostrar datos ni argumentar nada más. Porque a los cuñados no les gusta gastar, sobre todo con el tema de los coches. De hecho, si tienes un problema con el coche es capaz de decirte: “Pero, ¿para qué vas a ir al taller por esa tontería? Anda deja que te lo apaño yo en dos segundos”. Y la próxima vez que quieras subirte a un coche es porque te estás comprando uno nuevo en el concesionario.

También los cuñados son muy de dejarte mal. Siempre que viene, tu madre te manda a por gambas, porque tu cuñado no come nunca… porque dice que no le gustan y rollos del ácido úrico, pero es porque no le gusta gastar y de tan tacaño que es le dices de ir a tomar algo caliente y te acompaña a tomar el sol. Y le gusta venir a tu casa a gorronear gambas. Vamos, que tiene más cara que un saco de sellos. Pero lo importante es que, aunque no haya visto una gamba en su vida, cuando las vas a hacer te dirá: “¿Vas a hacer las gambas en esa plancha?” Y cuando se las esté comiendo, por quedar de rico también dirá: “Cómo se nota que son de piscifactoría”.

Y tú te callas por educación. Pero él no, cuando está comiendo en la mesa en tu casa, en tu sitio, por impresionar (porque tú sabes que él si llega a ser un poco más garrulo habría nacido en el paleolítico), pero por impresionar le gusta opinar de todos los temas que aparecen en el telediario pero sin profundizar mucho en plan: “El Cristiano Ronaldo ese es bueno, pero demasiado chulo”. También opina de la crisis y dice: “La culpa de todo la tienen los inmigrantes (o los perroflautas o los rojos… o cualquiera que no sea él)” Y lo mejor es que siempre remata con alguna anécdota de sobrado. Vamos, que muchos de nuestros cuñados pueden asegurar que ellos vieron lo de la niña, la mermelada, el perro y Ricky Martin. Y lo que es peor, no sólo lo vio sino que además lo tenía grabado.

Así que, si no eres un cuñado, eres feliz pero si quieres ser más feliz y quieres que te escribamos algo puedes informarte aquí.

Si quieres un discurso para una boda humorístico, emotivo, o mezcla de los estilos, aquí.

Si quieres un monólogo de humor para una despedida de soltero/a o boda, aquí.

Si quieres un vídeo personalizado, aquí

Anuncios

Un comentario en “MONÓLOGO DEL DÍA: LOS CUÑADOS [POR CONTENIDOS CREATIVOS]

Los comentarios están cerrados.