MONÓLOGO DEL DÍA: CHISTES [POR CONTENIDOS CREATIVOS]

Mucha gente entra en Internet buscando chistes para su monólogo porque piensa que juntando varios chistes de toda la vida puede tener uno. Y es verdad que lo puede tener, porque los chistes de toda la vida han funcionado bien toda la vida y lo pueden seguir haciendo. Pero vamos, esa persona juntando chistes no forma un monólogo, lo que consigue es esto:

-Hijo mío, ¿tú tomas drogas?

-No mamá, yo paso

-Muy bien, así me gusta.

-Vale mamá, pero creo que no me has entendido bien…

 

-Doctor, últimamente me encuentro más gordo y feo: ¿qué tengo?

– Mucha razón.

 

-¿Quién invento el triatlón? Los gitanos: que van a la piscina andando y vuelven en bici.

 

– ¿Qué tal acabaste anoche tío?

– Pues guay, terminé teniendo sexo con una americana.

– ¡Que cabrón! ¿Y qué tal?

– Pues muchísimo calor, tío… tuve que quitármela.

 

– ¿Cómo te va por el gimnasio?

– ¡Brutal! Me salen músculos que ni siquiera conozco. Mira… ¿cómo se llamará este?

– Trapecio.

– Yo a ti también, tío, y mucho.

 

– Ayer llamé a la Guardia Civil porque unos ladrones robaron en mi casa y se llevaron hasta los vasos.

– ¿Y los detuvo?

– Sí, sí, los de tubo y los de chupito.

 

-Mi mujer está loca, me ha dejado una nota en el frigorífico que pone: “me voy de casa porque esto no funciona”. Y llevo dos horas mirándolo por todos sitios y esto enfría de puta madre.

 

Y una vez obtenido esto los tratan de hilar como puedan y ya tienen su monólogo… o su tira de chistes. Porque un monólogo es algo más: tiene una tesis, un sentido, un ritmo, reflexiones inteligentes que van hacia alguna parte y chistes que te funcionen muy bien en todos los ámbitos y que puedas contarlos como tuyos propios y que no los pueda contar otro que vaya a contar los mismos chistes que tienes tú porque los has leído arriba.

 

Si quieres que escribamos para ti, infórmate aquí.

Si quieres un discurso para una boda humorístico, emotivo, o mezcla de los estilos, aquí.

Si quieres un monólogo de humor para una despedida de soltero/a o boda, aquí.

Si quieres un vídeo personalizado, aquí

MONÓLOGO DEL DÍA: ESTRELLAS MICHELÍN [POR CONTENIDOS CREATIVOS]

La guía con más prestigio (después de la Guía del Ocio) de la gastronomía mundial dio ayer sus Estrellas Michelín y sus galardones han quedado como el Rey Juan Carlos cuando se cae: muy repartidos.

Los estrellados… y ahora no hablamos de Juancar, sino de los restaurantes… pues los restaurantes que han sido como Paquirrín pero al contrario (vamos, que han sido agraciados) están en Madrid, ya que cinco han logrado una nueva estrella. Y los que tenían tres estrellas como un hotel de los que reserváis por Booking, la siguen manteniendo.

Así que todos contentos menos los que van a comer allí… y no por la cuenta, sino porque se llaman Michelín y allí se come poco. Si un restaurante tiene Estrellas Michelín es porque de allí sales con al menos tres michelines de más, no con 300 pavos de menos.

La verdad es que es muy fácil hacer chistes con que en los restaurantes de diseño se come poco… y es verdad, por eso los hacemos, porque a veces te preguntan: “¿cómo ha encontrado el pescado?” Y tú: “Por casualidad, debajo de una aceituna”. Pero lo cierto es que somos incultos porque allí no se va a comer, se va a vivir la experiencia…como “Gran Hermano”, que se va allí a vivir la experiencia y a hacer edredoning, claro. Que luego te dicen: “Es que en la casa todo se magnifica”. Sobre todo se les magnifica a los chicos que andan más salidos que el pitorro de un botijo.

Pero es verdad que en los restaurantes de nueva cocina lo que se viven son experiencias únicas. Hay restaurantes en los que la experiencia es que sólo te dejan oler… y no son los chinos, que hueles la carne podrida que hay ahí y te sales de la peste. Que la experiencia consiste en que no comes la comida, sólo te la dejan oler. Vamos, que te ponen el plato, lo hueles y lo pagas… o haces un simpa y al que no te huelen es a ti. Claro, lo del simpa depende del sitio porque como se te ocurra hacer un simpa en un kebab sale el indio detrás de ti con el pincho de carne, te trincha y te sirve para la cena dentro del rulo. Y lo peor no es que mueras porque te atraviese… mueres por una infección en el kebab porque hay pelos de perroflautas más limpios que el suelo de un kebab.

En fin, enhorabuena a los galardonados con Estrella Michelín y si quieren que escribamos para ellos… que nos hagan una sopa de letras para poder unirlas y escribir algo. O si no, también pueden informarse aquí.

Si quieres un discurso para una boda humorístico, emotivo, o mezcla de los estilos, aquí.

Si quieres un monólogo de humor para una despedida de soltero/a o boda, aquí.

Si quieres un vídeo personalizado, aquí

MONÓLOGO DEL DÍA: comerciales [por Contenidos Creativos]

Hay una profesión que nos llama mucho la atención y es verdad que nos fastidian a muchos: los comerciales. Así que les vamos a dedicar una serie de posts en venganza a lo que nos hacen a vecen porque son personas que caen mal… como el Rey Juan Carlos, que también cae mal. Porque siempre que cae, cae mal, ya que cada vez se desmonta algo diferente. Y además cae hacia delante. Que yo creo que en lugar de gastarse tanto dinero en guardaespaldas, deberían gastárselo en ponerle seguridad por delante: un airbag. Y así no tendría problemas.

Quizás los comerciales más odiados son los telefónicos porque te despiertan a las cuatro de la tarde con la pregunta: “Hola, soy Daisy, ¿es usted el titular de la línea?” Y tú, con enfado: “Sí y no quiero nada”. Pero a ella le da igual y sigue: “¿Tiene teléfono contratado?” Y tú: “No, me estás llamando por morse, no te jode”. Y le cuelgas.

Y eso molesta mucho porque siempre llaman en ese momento en el que tú estás a gustísmo en tu siesta teniendo un sueño húmedo… vamos, con la babilla colgando. Que una siesta se sabe si es buena cuando te despierta como Concha Velasco sin el Tena Lady: con un charco. Pues estás con tu siesta y te despierta por teléfono Daisy que te dan ganas de coger a Daisy, a Mickey Mouse y a Pluto y meterle el teléfono por el hojaldre para ver si está contenta con su línea, y si su línea no la pone contenta, que ponga el móvil en modo vibrador que eso seguro que le alegra.

Eso sí, sólo te consuelas pensando que para esto todos los españoles somos iguales y como llaman a todos un día ocurrirá esta llamada: “Hola, soy Daisy. Buenas tardes, señor Iker Casillas, le llamo de Vodafone, ¿es usted el titular?” Y él: “Pues no lo sé porque me he quitado de encima a Diego López pero tengo ahí ahí a Keylor Navas”

 

Si quieres que escribamos para ti infórmate aquí.

Si quieres un discurso para una boda,humorístico, emotivo, o mezcla de los estilos, aquí.

Si quieres un monólogo de humor para una despedida de soltero/a o boda, aquí.

Si quieres un vídeo personalizado, aquí

Chistes de sexo (o sexa2)

Como le dijo Isabel la Católica a su marido (que igual no lo dijo): “Aprieta, Fernando, que ya va entrando”. Un chiste de sexo seguramente sea la manera más rápida de sacar una carcajada (digo seguramente porque estaría ahí, ahí con un chiste de pedos), pero también es la manera más peligrosa de empezar un monólogo o cualquier creación humorística.

Lógicamente, siempre quieres empezar con buen pie ante la audiencia que te escuche o lea y es muy goloso usar una estructura que te va a generar una risa del tipo:

–        ¿Qué es el imperialismo? Un huevo colgando y el otro lo mismo.

–        ¿Qué pasa cuando metes un huevo en el microondas? Que te pillas el otro con la puerta.

–        Pues yo a mi mujer siempre le hago la comida… y también le cocino.

–        O mi favorita: “- Voy a preparar la cena. Abuela, ¿cómo le gustan los huevos?” “- A mí, cuando me rebotan contra el culo”.

Digo que es la manera más peligrosa porque empezar con sal gorda te marca el resto del discurso. Por ejemplo, en un espectáculo actúan Seinfeld y Chiquito de la Calzada, ¿quién hace más gracia al público?

 (PAUSA DRAMÁTICA PARA QUE PENSÉIS LA RESPUESTA)

¿Quién hace más gracia al público? Pues depende de quién actúe primero. Si primero sale Seinfeld su discurso será perfecto: fino, elegante, lleno de imágenes visuales divertidas, de chistes trabajados, de juegos de palabras elaborados y Chiquito no gustará por tener otro estilo. Ay, amigo, pero como actúe primero Chiquito, cualquier frase de Seinfeld luego el público la va a acompañar de “cobarde”, “te voy a matar en agosto”… y Seinfeld tendrá menos éxito que unas crudités en casa del Mono Burgos.

Porque marca mucho el cómo empieces y, si empiezas con una burrada, tendrás que ir de ahí para arriba y no lo vas a poder mantener porque un chiste de sexo sólo te vale para un momento puntual en el que la cosa decae (como un gatillazo), pero si quieres hacer una narración completa así te va a quedar burda y te va a costar mucho mantenerla en alto (como un gatillazo)

Por tanto, la clave está en saber en qué momento pones chistes de sexo tales como la subida del IVA en la entrada del cine. ¿Y la subida del IVA es un chiste de sexo? Sí, porque jode bastante.