MONÓLOGO DEL DÍA: PAREJAS [POR CONTENIDOS CREATIVOS]

Dicen que el amor es ciego… sobre todo para estos:

GAFOTAS

Que es ciego porque ven menos que un gato de escayola… y eso con gafas, que si se vieron sin gafas se entiende por qué son pareja: porque sólo veían bultos.

Pero es verdad que el amor es ciego y, de hecho, parece ser que hay parejas que están predestinadas a estar juntas porque son iguales y de eso va el post de hoy. Porque hay parejas que son la media naranja de la otra, como el caso de estos dos aunque en el caso de él parece que más que enamorado de ella, esté enamorado de Solmanía.

MUSCULITOS

Seguro que cuando se casaron ella le dijo: “cariño, vamos a ganar tanto dinero que se voy a recubrir de oro”… y lo hizo literalmente. Es que él da mucha grima. Y seguramente al verle a él esta pareja se quedó así:

OJAZOS

Como un conejo cuando le dan las luces largas. Seguro que se enamoraron porque los dos se hicieron ojitos. También tenemos a gente que se disfraza igual:

PATO Y POLLO

Son los asesinos del condado de Wichita porque dan el mismo miedo. Eso sí, igual hay algunos que dan más miedo que estos dos:

GATOS

Son los amantes de los gatos y del Cosmos a partes iguales. Vamos, cualquier día salen en el Telediario diciendo que son los líderes de una secta y no nos resulta extraño. Lo que nos resulta extraño es qué vio la siguiente pareja de bonito en esta foto:

PERIQUITO

Pues la verdad es que nos parece de lo más raro… porque están en un interior y llevan gafas de sol. Pero no nos quedemos como una impresora sin toner: con mala impresión. Porque el ejemplo de que hay parejas que se quieren y son la una para la otra es este ejemplo:

GORDOS

Esto es amor. Esta pareja siempre estará unida y jamás el uno al otro se romperán el corazón… de eso se encargará el colesterol.

 

Si quieres que escribamos para ti puedes informarte aquí.

Si quieres un discurso para una boda humorístico, emotivo, o mezcla de los estilos, aquí.

Si quieres un monólogo de humor para una despedida de soltero/a o boda, aquí.

Si quieres un vídeo personalizado, aquí

MONÓLOGO DEL DÍA: enamora2

Hoy, 14 de febrero, es el día de los enamorados: San Valentín. Es un día muy difícil para los que tienen pareja y muy fácil para los que no la tienen. No, no nos hemos equivocado y lo hemos dicho al revés, que somos personas, no políticos.

Me explico: los que tienen pareja no saben qué tienen que hacer hoy. ¿Comportarse como si este día fuera un invento de El Corte Inglés, que observó que en febrero las ventas eran como la carrera de Juan Camus, es decir, caían en picado? Es una opción, pero cuando esta noche llegue sin regalo a casa, su pareja en lugar de regalarle un corazón, le va a arrancar el suyo y lo va a tirar al suelo. ¿O por el contrario los que tienen pareja tienen que comprar flores, bombones, peluches, y contratar a la tuna mientras cenan en un restaurante cuyo menú de San Valentín cuesta más dinero que despedir a todos los trabajadores del restaurante gracias a la reforma laboral? Es la otra opción, pero entonces la pareja puede decirles «ah, sólo tienes detalles bonitos conmigo hoy porque lo pone en el calendario, ¿verdad? Y el resto de días, ¿qué? No, no, no me pasa nada (…) Tú sabrás lo que me pasa (…) Si tengo que decirte yo lo que me pasa es que algo no está funcionando (…)» Y esto ya no lo remonta ni Bertín Osborne.

Sin embargo para los que no tienen pareja es mucho más fácil: lo único que tienen que hacer hoy es acariciar más fuerte a sus gatos. Fin.

También hay otras personas que sin conocerlas de nada, sabemos que hoy no lo van a tener fácil con sus parejas. Ni mañana tampoco. Son los protagonistas de las capturas de WhatsApp que os ponemos a continuación. ¡Que disfrutéis del mal ajeno!

Paula

celoso celosss la guarra de tu facebook  Zoo

 

La verdad es que visto lo visto, si quieres acertar hoy, lo mejor que puedes hacer es descargarte un discurso humorístico para enamorados. Así mientras se ríe no está pensando en si le vas a regalar algo o no. Y si prefieres algo más emotivo, también los tenemos aquí.

 

Recuerda que si quieres que escribamos para ti, nos lo puedes pedir en el apartado de Comedia.

EMPAREJA2

Hoy vamos a hablar del muro más famoso después del de Berlín: el de Facebook, porque…

Catch

Pues sí, pues sí. Resulta que un par de tíos muy inteligentes han desarrollado un algoritmo que puede identificar a una pareja en Facebook o predecir cuándo va a romper. Un momento porque a mí me parece que esto es como la letra de las canciones de Melendi: no tiene sentido. ¿Desde cuándo los informáticos son expertos en relaciones de pareja? Si de eso no gastan, que piensan que “sexo” es un sistema operativo.

El caso es que según ellos, un algoritmo blablabla, que mide la dispersión y blablablablabla, determina el arraigo y blablablabla. Tonterías. Para predecir cuándo va a romper una pareja no necesitamos las matemáticas, sino simplemente la observación. Y si estos informáticos del Facebook son como Obama… ¿negros? No, que tienen acceso a nuestro Facebook, lo único que tienen que hacer es observar si:

–        Alguien se pasa el día chateando con otros que no son su pareja.

–        Alguien lleva mucho tiempo sin regar el huerto de su pareja.

–        Alguien regala vidas del Candy Crush a todas menos a su pareja.

–        Alguien ha cambiado su estado de “en una relación” a “es complicado”.

Vamos, que lo llaman «algoritmo» cuando en realidad quieren decir «cotillear como se ha hecho toda la vida«. De todas formas, si queréis saber de verdad cómo funciona el algoritmo porque os gusta estar bien informados, os habéis equivocado de blog, digooo… pinchad aquí (y luego nos lo explicáis).

ENAMORA2

Si aún no habéis visto la petición de mano más elaborada de la historia es porque no os apetece aguantar los 25 minutos que dura el vídeo o porque no queréis que vuestra pareja os compare, pero dos millones de personas ya lo han hecho en un par de días. Y ver el vídeo también. Aquí lo tenéis:

Tampoco hace falta verlo entero, es decir, que a cámara rápida ya se ve que el chaval se ha pegado un currazo porque está lleno de sorpresas, bailes, flashmobs y sobre todo mucho amor… cómo se nota que no se ha casado todavía.

Es que está enamorado: pobre, ya se le pasará. Porque es como en “El Señor de los Anillos”. En esa peli, cuando Frodo Bolsón (que no sé por qué se apellida Bolsón si no tiene ni un bolso grande ni una mariconera ni ná) se ponía el anillo, desaparecía. Pues en la pareja, en cuanto ella se pone el anillo el que desapareces eres tú. Vamos, que deja de importar lo que opines.

De hecho, sólo vas a pasar el día respondiendo a preguntas del tipo: “¿Me dices algo romántico?” “El acueducto de Segovia” “He dicho romántico, no románico” “Perdona, es que me he despistado”. Porque el resto de las decisiones ya están tomadas. Es decir, antes del anillo, la cosa iba así. Tú le podías decir a tu pareja: “Cari, ¿por qué no pasamos de ir a ver a tu madre y nos quedamos aquí viendo una peli?” Y ella: “Claro, no te preocupes”. Pero después del anillo esto es así: “Cari, ¿por qué no pasamos de ir a ver a tu madre y nos quedamos aquí viendo una peli?” “Claro, no te preocupes… que ya viene ella… a vivir”.

Y habría otros muchos ejemplos pero los dejaremos para otra ocasión, no vaya a ser que el de la proposición se asuste y no se quiera casar.